miércoles, 2 de agosto de 2017

Cuando cae la noche




Ya estamos en agosto y, aunque la segunda quincena de julio he salido muy poco para lo que es habitual en mí, algo tengo para ir enseñando.

Las salidas nocturnas alrededor de mi pueblo son ya todo un clásico de mis veranos, y por supuesto este año no iba a quedarme sin salir a ver los chotacabras cuellirrojos (Caprimulgus ruficollis) de Bailén, siendo una noche particularmente prolija en avistamientos de esta especie aunque sólo consiguiera fotografiar a tres de ellos.






No fue lo único, claro, en estas fechas hay muchos volantones de mochuelos (Athene noctua) y es fácil encontrar arañas lobo como esta Lycosa fasciiventris.
Pero lo mejor fue un encuentro inesperado con un turón, aunque sin fotografiarlo porque no tardó en esfumarse.






Hablando de arañas grandes y peludas, fueron precisamente las protagonistas de una salida nocturna en Sierra Morena organizada por Iberus Medio Ambiente en la que pudimos poner nombre a las distintas especies de murciélagos gracias a un detector de sonidos.
Las arañas fueron concretamente las de las especies Hogna radiata, Lycosa hispanica, Eusparasus dufouri y Amblyocarenum walckenaeri, todas ellas tan imponentes como inofensivas, algo que pocos tienen en cuenta.










Otros artrópodos presentes fueron los cangrejos de río americanos (Procambarus clarkii), especie invasora que desgraciadamente ocupa no pocos cursos fluviales en los que causa un gran impacto ecológico. Convendría que muchos supieran lo que es realmente una especie invasora en estos tiempos en que los tontorrones intentan ponerle la etiqueta de invasores a los animales que les estorban y así tener excusas para erradicarlos, como es el caso de los cormoranes grandes en Asturias o más recientemente con los abejarucos en Extremadura, ridículo a más no poder.

El broche final fue esta preciosa culebra lisa meridional (Coronella girondica), especie que he visto muy poco, de hecho ésta es la cuarta que encuentro.
Ya seguiremos en otras publicaciones con lo visto durante el verano en Sierra Morena y alrededores.







6 comentarios:

  1. Buenos retratos de chotacabras.
    Saludos Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ojalá más aves se dejaran fotografiar tan bien como ellos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Qué bonitos los chotacabras. Solo los he visto volando, nunca una parado en condiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las afueras de mi pueblo es habitual encontrarlos posados en el asfalto de unas carreterillas de olivar, en otros sitios tan sólo los oigo cantar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Redios!!! Vaya fotos más guapas Carlos, me han encantado. El otro día volviendo de una cena con amigos en un pueblo encontré un chotacabras gris en la carretera y me acerqué a el a menos de un metro y no llevaba la cámara, casi me la corto, jejeje. Un abrazo desde la Tierruca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una de las especialidades de mi pueblo, jejeje.
      Al chotacabras gris también lo vi yo hace unas semanas por la Sierra de Segura y sí llevaba mi cámara, pero estaba en una cuneta y se fue volando de primeras.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar